¿Te duele tu comunicación?

te_duele_tu_comunicacion

Aunque nos acabamos de conocer, no me voy a andar con paños calientes. Si estás aquí es porque te duele tu comunicación. Porque hasta ahora ha sido más parte de tus problemas que de tus soluciones.

Tu vida profesional es ajetreada, tienes mil frentes abiertos. Te gusta lo que haces, pero no llegas siempre a todo ni como quisieras. Y la (buena) comunicación es para ti esa gran desconocida, que siempre elige el brazo de otros.

Y te duele porque tú necesitas que tu comunicación luzca linda. Porque tienes un alto grado de exposición. Y porque cuando tienes que dar la cara, sientes que tus palabras no suelen estar a la altura de tus ideas.

Por desgracia, es este un mal común. Más de lo que se reconoce. La (buena) comunicación entre las empresas y profesionales españoles es como los documentales de La 2: en público todos dicen verlos y les dan la mayor valoración pero, en privado, son los Sálvame y Gran Hermano los que arrasan en el share.

En cualquier sondeo hay unanimidad: la comunicación es vital para los proyectos. De puertas para adentro, la realidad es que la gran mayoría de profesionales y empresas se conforman con estrategias refritas o fabricadas en serie que ni de lejos reflejan lo son y lo que hacen. Por eso hay tanto elevator-pitch seriado y sin sustancia, correctos en la forma, anodinos en el fondo. Tan parecidos unos a otros que bien podrían usarse como las ovejas que uno cuenta hasta el infinito y más allá para conciliar el sueño.

Es eso, o el chirrido estridente que se produce cuando se intenta encajar cualquier proyecto en lo que la moda dicta que es cool en cada momento, ya sea en diseño, comunicación, marketing, relaciones públicas o ventas. Y no, me temo que no a todo el mundo le sienta bien el mismo traje, por ejemplo, en storytelling. Entre otras cosas porque la esencia de su efectividad se basa en que sea hecho a medida.

 

→ Usaré el símil de la ropa, para ayudarte a visualizarlo:

Tu comunicación, tu forma de contarte, es lo que muestras de ti. En teoría, debería reflejar lo que tú eres y a lo que tú aspiras. Simplificando mucho, serían tus ropajes y tus complementos.

Si decides vestir cualquier marca, estás lanzando mensajes, incluso sin tú quererlo, sobre quién eres.

En comunicación, deberías no mostrar más marca que la tuya. Eso implica no vestir de Zara, ni de Máximo Dutti, Mango, Gucci, Channel o Lagerfeld.

En comunicación, debes ser genuino y auténtico. Dejar las modas a un lado. Mostrar quién eres de verdad. Llevar un traje a medida, hecho a tu imagen  semejanza.

Y para eso hace falta, ante todo, más que dinero o un sastre reputado, conocerse y asumirse.

La pena es que las empresas y profesionales españoles adolecen de complejos que les impiden mirarse en el espejo y gritar al mundo: ¡Esto soy yo, y soy bueno y suficiente! Prefieren la impostura, el disimulo, parecer más altos y guapos, más modernos, más en la onda…cualquier cosa menos la (hermosa) realidad.

Y con esos mimbres, no hay estrategia de comunicación, por muy aspiracional que sea, que dé lustre y esplendor a lo que hay en el espejo.

Es el momento de hacer cambios. Tú, que me estás leyendo, lo sabes. Es el momento de dejar de mirar espejos ajenos y centrarte en el tuyo. De empezar a comunicar quién eres o quieres llegar a ser, tus porqués y paraqués más descarnados.

Si quieres diferenciarte, es tiempo de ser valiente y de comunicar desde el corazón y las tripas. De hacer una comunicación para empresas y profesionales que se aceptan, dispuestas a proclamar a los cuatro vientos que quieren entregar algo bueno, diferente y necesario.

Sé que es nuestra primera cita, pero voy a ser osada y te voy a pedir un desnudo integral.

Como lo lees.

Quiero que desnudes tu comunicación y la de tu empresa y la coloques  ante el espejo de la honestidad y el cariño para analizar qué te gusta de lo que ves y qué podrías mejorar. Sin miramientos. Anótalo y no pierdas ese documento. Te guiará en la andadura que comienzas hoy si te animas a acompañarme.

Y si te sientes generoso y puedes dejar el pudor en el suelo junto a tus ropajes, te animo a que lo compartas en el apartado de comentarios. Porque tu opinión, sumada a la de otros muchos, nos ayudará a construir una comunidad de héroes capaces de salir airosos de cualquier desafío que el laberinto de la comunicación nos plantee

Coge el hilo que te ofrezco. Suscríbete a mi newsletter y recibirás cada semana contenidos exclusivos para poner la comunicación al servicio de tus objetivos.

 

Deja un comentario

¿NECESITAS MÁS VISIBILIDAD PARA TU PYME?

Echa el ANCLA en este puerto y entra en el exclusivo club de las #PORTOMARCAS

 

Nunca más perderás el rumbo en tu camino hacia el ÉXITO
 
 

Entra tu nombre y correo electrónico y recibirás tu pdf gratis para dominar el arte de las convocatorias en un periquete