Guía minimalista para potenciar la creatividad y comunicar mejor

160222_potenciar creatividad y comunicar mejor

Asumimos que hay facetas de nosotros inamovibles. Pero nada lo es. Nuestro cerebro es plástico y, dentro de los límites de nuestro carácter, podemos modelar nuestro comportamiento casi a voluntad, si lo deseamos y nos entrenamos para ello. ¿Crees que eres una persona poco creativa? ¿Piensas que comunicar de manera creativa no es para ti? ¿Querrías hacer y comunicar las cosas de otra manera pero no sabes cómo? Hoy te cuento mis dos secretos para potenciar la creatividad y comunicar mejor. 

Aviso a navegantes ⇒ este es, quizá, el post más personal que he escrito hasta ahora.

¿Por qué? Porque está lleno de confesiones.

♦ LA PRIMERA tiene que ver con una adicción confesable:

Estoy enganchadísima a las charlas TED. En ellas, al igual que millones de personas en todo el mundo, encuentro inspiración, motivación, sabiduría y toneladas de ejemplos de eso que llaman pensar “fuera de la caja”.

♦ LA SEGUNDA confesión tiene que ver con un pequeño complejo:

Siempre he pensado que no soy especialmente creativa. Así que las charlas TED son para mí una ventana por la que vislumbrar lo que otros son capaces de ingeniar…y maravillarme.

Yo siempre he sido una chica de orden: cumplidora, sistemática, responsable, orientada a objetivos, trabajadora. Lo que viene siendo un coñazo en toda regla. La que da la tabarra con que hay que cumplir los plazos, la que aterriza las cosas en lo que son y no se pierde en las florituras de lo que deberían ser, la que no especula ni desvaría sino que se ajusta a los hechos.

Ser así no es bueno o malo. Simplemente es una forma de ser con sus luces y sus sombras.

⊗ En el lado luminoso: te conviertes en alguien confiable para los demás, alguien eficaz que resuelve problemas y con quien se puede contar para marrones varios, lo que, a su vez, se deriva en puestos de responsabilidad y trabajos de postín en los que luces (y sufres) mucho.

⊗ En el lado oscuro: es cansado ser tan serio y formal y hay veces en las que, aunque quieras, no te puedes salir de la caja, porque es donde todo el mundo (incluso tú) piensas que está tu lugar.

 

Cuando los demás lo flipan, tú eres el cortarollos. Cuando los demás sueñan, tú repartes leches a diestro y siniestro intentando despertarles. Cuando alguien quiere volar una cometa, a ti te toca asumir el papel de estaca que fija el hilo a la tierra. Lo dicho, un coñazo. Necesario, sí, pero un coñazo.

 

 

En el terreno creativo, ser así de formal, reconozcámoslo, es un factor limitante. Difícilmente se te puede ocurrir algo ingenioso y novedoso si no te das permiso para volar mentalmente.

Me daba por causa perdida. Pero resulta que estaba equivocada y que lo único que necesitaba eran dos cosas, abrumadoramente sencillas que comencé a poner en práctica hace tiempo y que supusieron un antes y un después en mi vida, en mi forma de trabajar y en los resultados que obtenía:

1Darme permiso a mí misma, pero de verdad, no de boquilla, para salir de la puñetera caja.

2Y buscar fuera herramientas útiles para poner en práctica y potenciar la creatividad comunicativa.

Llevo tiempo hablándote de la importancia de la comunicación creativa, de enfocarte en cómo comunicas, más que en las herramientas. Sin embargo, aplicar la creatividad a tu forma de comunicar implica un cambio de mentalidad y cierto entrenamiento que debe impregnar toda tu vida. Y para que lo consigas he escrito esto.

Guía minimalista de tan solo 2 pasos para potenciar la creatividad y comunicar mejor

 

1/ DATE PERMISO, PERO DE VERDAD

La primera es la más complicada, porque ¿cómo se da uno permiso a sí mismo para hacer cosas que nadie le ha impedido hacer jamás? Nunca recibí órdenes para ser cómo soy. Aunque tampoco me orientaron para ser de otra manera que mitigara los efectos nocivos de mi personalidad, de mi exceso de responsabilidad y formalidad.

A estas alturas, me sobran (al igual que a ti, seguro) lecturas sobre desarrollo personal porque a mí (al igual que a ti, sino no estarías leyendo esto) me preocupa mucho ser la mejor versión de mí misma, disfrutarme y apurar mi vida de un modo pleno y consciente. Así que algunas cosas voy sabiendo.

Por ejemplo, sé que debo escuchar a mis tripas. Decir tripas es lo mismo que decir instinto pero en concreto.

¿Y cómo escucho a mis tripas?

Cuando veo, leo o experimento algo que me hace sonreír por dentro, que me hace sentir mariposillas en el estómago, algo que me estremece, que me hace pensar «si yo pudiera», «me gustaría», «algún día», «ojalá yo»…

Entonces, me detengo y me hago estas PREGUNTAS:

1/ ¿Por qué no?

2/ ¿Por qué no ahora?

3/ ¿Qué necesito para hacerlo?

Y me respondo como yo suelo hacerlo, que es poniéndome muchas pegas (lo he dicho y no era broma, un coñazo). Pero no me quedo ahí y a cada pega intento buscarle una solución.

Me cuesta, es lo que tenemos la gente seria, formal y de orden.

La clave de todo está en no tener esta conversación en nuestras cabezas. Tienes que coger un papel y un boli, o el ordenador, o una grabadora de audio, o el editor de notas de tu móvil.

Tienes que registrarlo para luego poder leerlo o escucharlo. Y alucinarás; porque, de repente, te distancias de ti mismo y percibes lo absurdo y ridículo de tus supuestas limitaciones, lo tibio de tus respuestas. Y, sin darte cuenta, estás dando un paso fuera de la caja y dándote permiso para pensar un poquito más allá.

Es increíble lo terapéutico que puede llegar a resultar cambiar, en tu diálogo interno, en tu auto conversación, los «pero» por «¿y si…?».

Si te angustia hablar en público, o hacer un vídeo, o escribir un post; si te aterra no ser lo suficientemente hábil para generar tus propios contenidos con eso que llaman voz propia… aplica este esquema de auto conversación y te aseguro que obtendrás resultados que te sorprenderán.

2/ BUSCA HERRAMIENTAS PRÁCTICAS QUE TE AYUDEN

Estamos hablando de potenciar la creatividad comunicativa y de personas que nos hemos pasado la vida repitiéndonos que eso no es para nosotros. Por mucho que cambies «pero» por «¿y si…?» en tu cabeza, en una libreta o en el tablón de anuncios de tu ayuntamiento, si no pasas a la acción, estás perdiendo el tiempo. En serio.

Hay muchos manuales, técnicas, cursos, estudios que supuestamente ayudan a potenciar la creatividad. Yo no te voy a recomendar NINGUNO de ellos. Lo que voy a hacer es lanzarte un reto.

⇒   EL RETO DE LOS 365 DÍAS CREATIVOS  ⇐

Yo supe de este reto a través de una conferencia de Ken Hugues en los TedTalks titulada «Time Bending: 365 Ways to unlock creativity and Innovation» que en español vendría a ser «Doblar el tiempo: 365 maneras de desbloquear la creatividad y la innovación».

Hugues comparte un curioso viaje en el que se había embarcado: pasar un año entero experimentando cada día algo lúdico, arriesgado y nuevo que no hubiera hecho jamás antes. Las implicaciones de este reto existencial son tremendas y te animo a que, como yo hice, te lances también.

¿Por qué? La respuesta sería, ¿por qué no? Piensa en lo que perderías. Absolutamente nada. Y te permitirías hacer cosas que hasta ahora te has negado o sencillamente has pensado que no eran para ti, o no te iban a molar.

Vivirás experiencias adicionales cada día. En el fondo, vivirás más. Y lo bueno de que sean cosas sin propósito definido, lúdicas y arriesgadas, es que te divertirás en el proceso.

¿Qué conseguirás con el reto 365 días creativos?

♥ Ya lo he dicho, diversión (Ve el vídeo de Hugues y lo entenderás).

♥ Aprendizaje → harás cosas nuevas, tendrás que aprender cómo hacerlas, entrenar nuevas habilidades, entre ellas, seguro, las de comunicación, contigo y con los demás. Un simple experimento como pasar un día entero destacando sólo lo positivo de ti mismo y de los demás puede llegar a alterar sustancialmente tu percepción de la realidad y la de quienes te rodean.

♥ Mejores relaciones → dirás que sí a muchas cosas a las que antes decías no. Eso incluye proposiciones de amigos y conocidos. Esto te llevará a estrechar relaciones. También tu familia se «aprovechará» de esta aventura y te planteará cosas que aceptarás hacer (porque no siempre se te ocurrirá a ti solo qué cosa nueva acometer cada día). El aspecto lúdico se contagiará a tu familia, amigos y colegas. Si, por ejemplo, te proponen escribir algo, hazlo. Si te piden hablar en un evento, no lo dudes.

♥ Innovarás en tu trabajo, en tu forma de hacer y de comunicar → entre otras razones, porque no te quedará más remedio. A veces serán cosas insignificantes, pero te aseguro que a lo largo del año te irás atreviendo a innovar en procesos, en productos, en propuestas y, por supuesto, en comunicación.

♥ Serás más creativo → tendrás que salir de tu cómoda y calentita zona de confort por lo menos 365 veces. Y cada día mejorarás haciéndolo. Al principio lo harás como un bebé, con pasitos torpes. Pero con el tiempo te volverás más arriesgado y osado.

— En mi año llegué a hacer cosas que jamás imaginé, como surfear en un mar bravío e invernal. No sólo no morí en el intento sino que descubrí lo que el surf y la comunicación tienen en común.

— También ideé este blog y todo lo que encuentras en él.

Hay una versión más “ligera” de este reto, que propone Sergio Fernández en su libro Vivir sin miedos, donde te sugiere que salgas de tu zona de confort (que él opina, a mi juicio acertadamente, que debería llamarse zona de inercia) al menos una vez al día, afrontando aquellas cosas que te incomoda hacer.

¿Cómo saber si el reto de los 365 días creativos va contigo?

Simplemente, escucha a tus tripas. Después de leer esto, pensarlo, imaginarte haciéndolo… ¿te pone? ¿te estimula la idea?

Si la respuesta es SÍ, anímate. No pierdes nada y te prometo que, en el peor de los casos, lo pasarás en grande. En el mejor, tu pensamiento creativo se disparará.

Palabra de Imelda. Y ya lo he dicho: soy una chica seria y formal. De lo más confiable.

 

Deja un comentario

¿NECESITAS MÁS VISIBILIDAD PARA TU PYME?

Echa el ANCLA en este puerto y entra en el exclusivo club de las #PORTOMARCAS

 

Nunca más perderás el rumbo en tu camino hacia el ÉXITO
 
 

Entra tu nombre y correo electrónico y recibirás tu pdf gratis para dominar el arte de las convocatorias en un periquete