¿Qué tiene que ver el mito del laberinto con tu comunicación y la de tu marca?

buscas soluciones para salir del laberinto

¿Te has parado alguna vez a pensar en la cantidad de obstáculos, reales e imaginarios, que enfrentamos cada día? Tu mente –la de todos- no puede evitar jugar a la  rememoración, es decir, a revivir el pasado, y a la proyección, que es imaginar el futuro. Y  ambos espacios, el pasado y el futuro, tienden a generarte ansiedades y preocupaciones que te limitan y restan energías.

En gran medida, es tu mente las que construye los laberintos en los que te sientes atrapado. El 90% de los obstáculos percibidos se desvanecen y desintegran cuando eres capaz de decirle a tu mente que se centre en el aquí y el ahora. Esa es la razón por la que quienes practican meditación con regularidad elogian sus beneficios.

No quiero decir con esto que no afrontes dificultades reales. Son ese restante diez por ciento. Están ahí y  algo tienes que hacer al respecto. De poco sirve que te sientes a esperar que un muro desaparezca. Pero si eres capaz de usar la focalización intencionada que te dan tus propósitos, podrás convertir tus obstáculos en oportunidades.

Y de eso, precisamente, va la historia del Laberinto y el Minotauro que, como toda historia mitológica, no tiene desperdicio y, aunque no lo creas, tiene mucho que ver con tus problemas en comunicación.

⇒ El minotauro es la metáfora de los monstruos que te habitan, fruto de tus errores, temores, prejuicios, complejos.

Supongo que sabes que el famoso minotauro de Creta nació de una relación antinatural e ilícita entre la mujer del rey de Creta y un espléndido toro de espuma creado por Neptuno (sí, has leído bien). Esa relación surgió por incitación del propio dios del mar, en venganza porque el rey no cumplió una promesa. Había motivos para avergonzarse por un tubo, en todos los sentidos.

En comunicación, todos tienen sus minotauros; para algunos es hablar en público, para otros escribir, hay quienes tienen pánico a la visibilidad en redes sociales, a contar sus historias…

ACTÚA: Si no tienes claro cuál es el gran monstruo que debe enfrentar tu comunicación y la de tu empresa, haz un esfuerzo por identificarlo y verbalizarlo. Aunque te dé reparo o avergüence. Ya sabes que el primer paso para solucionar un problema es… ¡reconocerlo!

⇒ EL LABERINTO es el espejo de los mecanismos que usas para ocultar esos temores y poder vivir en fingida paz contigo mismo sin tener que enfrentarlos.

En el laberinto escondes tus monstruos. Y su arquitectura refleja los obstáculos que, una vez te decides a afrontar tus temores, encuentras una y mil veces, cortándote el paso hasta desanimarte.

El laberinto de Creta fue un encargo del propio rey a Dédalo, el Leonardo da Vinci de la mitología clásica. El tipo lo mismo te inventaba unas alas de cera que el más intrincado laberinto para esconder el fruto de unos asuntillos domésticos inconfesables de la familia real del momento.

Los laberintos de tu comunicación y la de tu empresa pasan por los principios auto limitadores individuales y corporativos (yo nunca sabré hablar en público, mi empresa no tiene una historia interesante, lo que yo hago es aburrido o igual a lo que hacen otros muchos, etc.), hasta la complejidad de procesos comunicativos internos y externos en los que se acaba por poner toda la carne en el asador de los cómos y se olvidan los porqués y paraqués. La maraña que las nuevas tecnologías, redes sociales, aplicaciones y tendencias de marketing tejen en torno a la comunicación corporativa y de proyectos, en lugar de clarificar, con frecuencia hacen aún más tortuoso el laberinto.

ACTÚA: Define cuáles son tus obstáculos, los que te impiden avanzar y  mejorar en tu comunicación profesional. Si sabes lo que te frena, podrás actuar al respecto.

⇒ ARIADNA es tu capacidad para encontrar soluciones cuando tienes la motivación necesaria y aprovechas los recursos con los que cuentas.

Supongo que sabes que Ariadna era hija del rey de Creta, es decir, hermanastra del Minotauro, y que se enamoró perdidamente de Teseo nada más verle. Con tan mala suerte que eso aconteció unas horas antes de que el buen mozo -para más señas hijo del rey de Atenas- se las viera con el Minotauro. Lo cual era una tragedia porque, incluso si conseguía vencer al monstruo, jamás lograría salir del laberinto. Salvar al amor de tu vida es una motivación poderosa para buscar soluciones en el infierno, si fuera menester.

Que estés leyendo esto implica que tu Ariadna está despierta, inquieta y que tiene la motivación precisa para buscar las soluciones a tus problemas de comunicación.

Ya eres consciente de que tu comunicación te duele, y estás dispuesto a resolverlo. Así que estás en el buen camino.

⇒ DÉDALO representa las soluciones inverosímiles -por sencillas- a los problemas complejos y aparentemente irresolubles.

Él fue el visionario capaz de ver una oportunidad en un simple hilo. Ariadna necesitaba una solución, pero fue el inventor quien se la facilitó, aprovechando algo tan sencillo como el ovillo que la hija del rey, como buena aprendiz de doncella de la época, portaba consigo.

Al igual que con el laberinto, encontrar soluciones eficaces para tus problemas de comunicación requiere de recursos y conocimientos mucho más sencillos de lo que puedas pensar, alejados de artificios.

ACTÚA: Créeme, tienes justo ante tus narices propuestas e ideas ajustadas a tu realidad que te ayudarán a encontrar tu camino. En este blog, sin ir más lejos, encontrarás cada semana soluciones sencillas y arrolladoramente eficaces que no deberías pasar por alto. Mantén tus ojos y tu atención bien alerta.

⇒ TESEO es la encarnación de tu parte capaz, altruista y decidida a mejorar las situaciones que lo requieren.

Cada año, Atenas debía entregar 14 donceles y doncellas para ser sacrificados al Minotauro. El hijo el rey de Atenas se ofreció voluntario, confiando en que sus habilidades guerreras le ayudarían a acabar con el monstruo, evitando que cada año otros 14 jóvenes de su patria murieran de forma tan horrible. A cambio asumía que nunca saldría del laberinto. La jugada, sin embargo, le salió bien.

Tu Teseo es tu capacidad de trascender la visión de lo inmediato y perfilar los contornos de una estrategia de comunicación que dará frutos a medio y largo plazo pero cuya cosecha recogerás el resto de tu vida.

ACTÚA: Empieza a plantearte invertir recursos (tiempo y atención, sobre todo) a tu comunicación. No será una apuesta rápida, pero sí segura para ganar algo que no tiene precio ni está sujeto a modas: una reputación.

⇒ Por último, EL HILO DE ARIADNA, es el recurso clave.

Lo que salvó al héroe, fue un simple ovillo de tejer: lo último que uno habría concebido como solución a aquel laberinto, considerado el más fabuloso enigma de todos los tiempos.

Pues bien, en lo que a comunicación respecta, el enigma más recurrente para la mayoría de los empresarios y profesionales que conozco es definir su propia voz e identificar qué les hace diferentes y especiales.

ACTÚA: Los hilos para encontrar tus respuestas son tus propias historias, tus propias palabras. Un recurso que probablemente no estés valorando en su justa medida y al que te sugiero que empieces a prestar más atención.


La mitología clásica me fascina. Creo que en ella se encuentran ya las respuestas a las grandes preguntas que el ser humano se viene formulando desde el origen de los tiempos.

Si crees que tu héroe está listo para afrontar la aventura, si quieres soluciones que no te abrumen y te ayuden a derrotar al monstruo de la comunicación mediocre, sigue por aquí y aléjate de las fórmulas de éxito de moda, porque en ellas sólo encontrarás otro callejón sin salida.

Deja un comentario

¿NECESITAS MÁS VISIBILIDAD PARA TU PYME?

Echa el ANCLA en este puerto y entra en el exclusivo club de las #PORTOMARCAS

 

Nunca más perderás el rumbo en tu camino hacia el ÉXITO
 
 

Entra tu nombre y correo electrónico y recibirás tu pdf gratis para dominar el arte de las convocatorias en un periquete