El gran secreto de la comunicación navideña diferenciadora

comunicación navideña para dar las gracias

Estas son fechas contradictorias y de tremendos contrastes. Uno de ellos tiene que ver con la forma en la que se comunica. Porque la comunicación navideña, propiamente dicha, tiende a ser ramplona, simplista, repetitiva y nada diferenciadora. Hoy comparto contigo el mejor secreto para diferenciarte en estas fiestas: en lugar de (solo) felicitar, simplemente da las gracias.

A estas alturas es probable que ya hayas emprendido tu particular campaña de comunicación navideña. Si es así, lo que te cuento te interesa porque todavía queda mucha Navidad y lo que te cuento en las siguientes líneas complementará cualquier acción que ya hayas puesto en marcha.

Uno de los mayores errores de comunicación que encuentro en la comunicación navideña de las marcas es la forma de felicitar, plagada de lugares comunes, de felices fiestas, de los mejores deseos, y prósperos años nuevos.

No sé alguna Navidad has contabilizado las tarjetas de felicitación que recibes. Muchas, seguro. Y la mayoría acaban en tu papelera física o virtual en menos de 15 segundos. Se libran de la purga las que destacan por su originalidad, en el fondo o en la forma.

De ellas, el 95% terminarán siendo desechadas igualmente pasadas estas fiestas.

Y es una gran lástima. Tiempo, esfuerzo y recursos malgastados porque no impregnan en un público cada vez más impermeabilizado ante los mensajes que previsibles, repetitivos y que en muchos casos suenan a autobombo.

Con esto no quiero disuadirte de que envíes felicitaciones navideñas. Lo que quiero es animarte a que practiques una forma diferente de hacer comunicación navideña que de verdad deje huella en las personas a las que vaya dirigida.

Piensa un segundo en qué sientes cuando recibes en tu bandeja de entrada un mensaje de felicitación enviado a un listado en copia oculta con el diseño/foto/dibujo/gif pegado en el cuerpo del mensaje y nada más.

Indiferencia en el mejor de los casos; en el peor, decepción.

» Indiferencia porque ese mensaje es uno más de tantos.

» Decepción porque esperabas que, tal vez, ese mensaje contuviera alguna mención especial para ti.

Hace tiempo llegué a la conclusión de que lo más valioso que puedes entregar a alguien no es dinero, posesiones, regalos caros. Lo más valioso es tu tiempo y tu atención.

Por eso en las dos últimas semanas he profundizado en dos aspectos de la comunicación personal y de marcas que inciden directamente en ello: la escucha activa y la empatía para marcas. Cuando las ejercitas estás regalando tu bien más preciado: tu tiempo y tu atención.

A lo largo de mis 20 años como profesional de la comunicación he constatado que cuando  ofreces tiempo y atención estás marcando de manera automática diferencias que te colocan por encima de tu competencia.

Es algo que debería impregnar la comunicación de las marcas siempre. Pero en estas fechas hay una especial sensibilidad y predisposición a recapitular y mirar al futuro.

Por eso la comunicación navideña -que es una parte más de las relaciones públicas para una marca- es una herramienta que, bien utilizada, puede posicionarnos en un lugar privilegiado en la mente de nuestros clientes actuales y potenciales: el de las marcas que sienten como parte de su vida, con las que querrían formar tribu y seguir trabajando.

En diciembre muchos contratos finalizan, se renegocian o renuevan. También se decide emprender nuevos proyectos. Hacer lo que hoy te propongo hará que, en caso de duda, la balanza se incline a tu favor.

» » » ¿QUÉ TE ESTOY PROPONIENDO EXACTAMENTE?

Te estoy proponiendo que no uses la comunicación navideña (sólo) para felicitar sino para dar las gracias.

⊗ Porque dando las gracias colocas todo el protagonismo en el otro. Le estás regalando reconocimiento y atención.

⊗ Porque te permite destacar lo que valoras de los otros. Y te recuerdo que los otros pueden ser tus clientes proveedores, trabajadores, periodistas…  (los famosos stakeholders).

⊗ Porque dar las gracias no es incompatible con tener detalles materiales, pero sí que da un valor adicional impagable a esos detalles.

⊗ Porque dar las gracias de manera lo más personalizada posible te diferencia automáticamente de tu competencia.

⊗ Porque es fácil, barato y más efectivo que regalar un jamón (aunque los jamones sean más que bienvenidos).

⊗ Porque con un agradecimiento llegas a TODOS, saltando por encima de barreras ideológicas, religiosas, afinidad o aversión a la Navidad…

 

» » » ¿CÓMO CREAR UNA LISTA DE AGRADECIMIENTOS?

Te voy a explicar lo que yo uso y recomiendo a todos mis clientes y amigos (porque esta herramienta la puedes aplicar en todos los ámbitos de tu vida)

Con el inicio de año (o en la fecha que tú decidas), empieza una lista de agradecimientos.

→ Puedes hacerla donde quieras. Yo uso el soporte menos romántico pero más práctico del mundo: una simple hoja excell.

Si a ti te van las libretas (yo solía, pero me estoy quitando), dedica un puñado de páginas a este fin.

El formato es lo de menos. Lo que de verdad importa es que lo crees y que sea algo accesible y cómodo de usar para ti.

→ Define tres campos:

  1. Con quién te sientes agradecido.
  2. Por qué.
  3. Desde cuando.

→ Dedica unos minutos cada semana a pensar qué ha ocurrido en tu vida que merezca un agradecimiento. Tal vez tuviste un primer cliente; quizá un proveedor dió más de lo que esperabas de él; puede que tu pareja te diera una sorpresa romántica o te hiciera sentir especial; puede que alguien te ayudara sin que tú lo esperaras…

Como ves, son infinidad las cosas susceptibles de agradecerse. Sólo tienes que tener tu mente alerta para detectarlas.

Irás registrando cada semana esos pequeños momentos, rellenando con quién te has sentido agradecido, el motivo (desarrollado en dos o tres líneas) y cuándo ocurrió.

 

» » » MANUAL DE USO DE LA LISTA DE AGRADECIMIENTOS PARA TU CAMPAÑA DE COMUNICACIÓN NAVIDEÑA

El simple y mero hecho de ir rellenando esta lista de agradecimiento hará que tu vida y tu trabajo te resulten más satisfactorios porque estarás poniendo el foco de manera consciente, premeditada y continuada en las cosas buenas que te ocurren.

Pero además, llegados momentos especiales -y el de la comunicación navideña lo es- tanto si tienes una marca empresarial como personal, te ayudará estar presente de manera significativa en la mente de aquellos que te importan.

Sólo tendrás que dedicar un tiempo (cuanto más tengas que agradecer más tiempo, aquí es donde una secretaria, un buen equipo de colaboradores o una familia compenetrada pueden ayudar) a enviar simples mensajes en el formato que más te guste a cada una de esas personas, dándole las gracias por algo concreto que hicieron por ti.

Puedes utilizar una tarjeta navideña, ¿por qué no? Pero incluirás ese mensaje personalizado.

Y créeme, tu felicitación seguirá siéndolo pero ya nunca jamás será otra felicitación navideña más.

Como ves, mi fórmula secreta para diferenciarte con tu comunicación navideña es sencilla, totalmente low cost y efectiva 100%.  Si la aplicas, te auguro un retorno inédito en las respuesta. Ponlo en práctica y lo comprobarás.

¿Cómo has decidido felicitar estas navidades? ¿Has hecho algo diferente? ¿Te animarás a crear una hoja de agradecimientos para tu campaña de comunicación navideña del próximo año?

Deja un comentario

¿NECESITAS MÁS VISIBILIDAD PARA TU PYME?

Echa el ANCLA en este puerto y entra en el exclusivo club de las #PORTOMARCAS

 

Nunca más perderás el rumbo en tu camino hacia el ÉXITO
 
 

Entra tu nombre y correo electrónico y recibirás tu pdf gratis para dominar el arte de las convocatorias en un periquete