Cómo hacer un DAFO para tu comunicación y la de tu empresa

dafo_medir_tus_fuerzas_portoimelda

Todo héroe tiene al menos un superpoder. Estoy segura de que alguna vez has fantaseado sobre cuál  preferirías tener. En mi caso, no hay duda, la invisibilidad, seguido muy de cerca por la tele-transportación.

¿Y tú?

Tendemos a pensar que, como seres humanos promedio que somos, no disponemos de ningún poder extraordinario. Y, si bien es verdad que aún no estamos en condiciones de tener superfuerza, o atravesar objetos con la mirada, sí que disponemos de aptitudes y actitudes que nos hacen diferentes y, en gran medida, extraordinarios para nuestro entorno.

¿Pero cuáles? Esa es la parte complicada: ser conscientes de la manera en que marcamos diferencias, personal y profesionalmente.

Eso aplica en general a la vida. Pero es incluso más acentuado en lo que a comunicación se refiere.

Conozco mucha gente que odia hablar en público pero que es cautivadora cara a cara. Personas que no paran de contar chistes hilarantes, incapaces de hacer entretenidas sus conversaciones profesionales. Blogueros que escriben de manera fascinante y se empeñan en grabar vídeos en los hablan de manera mecánica. Expertos con voces irritantes embarcados en el universo del podcast. Y suma y sigue.

Son personas que no han identificado claramente dónde reside su valor comunicacional o que, habiéndolo identificado, se empeñan en no explotarlo.

Ojo, no estoy diciendo que si no se te da bien algo o no tienes dotes naturales para ello no debas hacerlo. Lo que digo es que empeñarnos en centrar nuestro éxito en mejorar aquello en lo que somos mediocres, no es una gran idea. Y menos aún en comunicación.

Hoy te invito a que descubras cuál es tu superpoder y cuál tu criptonita en comunicación.

Y para ello vamos a hacer algo que te sonará: un análisis DAFO (procedente del acrónico D=debilidades; A=amenazas; F= fortalezas; O= oportunidades).

Como estamos trabajando tus habilidades comunicativas, haremos, claro está, un DAFO COMUNICACIONAL.

NOTA: Puede que ya hayas hecho un DAFO con anterioridad y descubrieras que la comunicación, así, en líneas generales, no es tu fuerte o justo lo contrario. Aun así, dentro de esta área, y dado que no puedes evitar comunicar, te conviene analizar cuáles son los aspectos que te benefician y cuáles no.

La honestidad es fundamental en este análisis. Y si no lo tienes claro, no dudes en preguntar a personas que te rodean. Seguro que sus respuestas te resultarán más reveladoras de lo que imaginas. No seas demasiado sesudo, no se trata de que hagas un ensayo, sino de que detectes puntos relevantes.

Te doy algunas orientaciones sobre cómo debes hacer este DAFO COMUNICACIONAL.

→ Un ejemplo podría ser una tartamudez, débil vocalización, un acento muy marcado, frenillo, nerviosismo, falta de práctica (escribiendo, hablando en público…), pobre vocabulario, dificultad para verbalizar emociones, carácter explosivo con tendencia a discutir en lugar de dialogar, inseguridades varias, etc. Tu caso es tuyo y tus debilidades también. Te corresponde a ti saber cuáles de tus características te dificultan comunicarte con éxito en diferentes entornos.

  • Las FORTALEZAS son justo lo contrario: son elementos de ti, de tu carácter, educación, experiencia, etc., que juegan a tu favor a la hora de comunicar con éxito.

→ Por ejemplo, podría ser que tienes facilidad natural para hablar en público, no te asustan los micrófonos, tienes capacidad para conectar con las personas, eres locuaz, sabes adaptar tu mensaje a diferentes públicos con espontaneidad, improvisas con gracia, eres extrovertido… al igual que con las debilidades, no hay respuestas buenas o malas. Busca las tuyas.

  • En cuanto a las AMENAZAS y las OPORTUNIDADES, son dos extremos de una misma línea: todo aquello que no depende de ti, que tú no controlas, pero que afecta a tus posibilidades de comunicar con eficacia.

→ Un ejemplo de amenaza en el ámbito personal podría ser un familiar cercano muy susceptible con quien es difícil abordar temas espinosos; y en el profesional, pertenecer a un sector saturado que comunica en exceso lo cual te complica diferenciarte y destacar. Recuerda, son cuestiones que, a priori, no está en tu mano modificar pero te afectan negativamente.

→ Ejemplos de oportunidades comunicacionales: en el terreno personal cabrían desde disponer de infinidad de recursos online para entrenar tus habilidades en comunicación (como esta guía que tienes ante tus ojos), hasta contar con tecnologías y aplicaciones gratuitas para grabar vídeos y voz; y en el profesional, estar en un sector con nula tradición en comunicación, con lo que todo está por contar.

 

Al concluir este primer paso, reflexiona sobre lo que has escrito en cada cuadro con más calma. E intenta añadir un ejemplo concreto en el que cada Debilidad, Amenaza, Fortaleza u Oportunidad tuvo algo que ver con el éxito o no de tus procesos de comunicación personal o profesional. Cuanto más concretos, mejor, para que, de ese modo, entiendas cómo funcionan tus poderes.

¿Has descubierto ya cuál es tu superpoder comunicacional?

 

3 comentarios en “Cómo hacer un DAFO para tu comunicación y la de tu empresa

  1. Estoy muy satisfecho de encontrar esta web. Quería daros las gracias por postear esta maravilla. Sin duda he gozado cada pedacito de ella. Os te tengo en la lista para ver más cosas nuevas de este sitio .

    • ¡Hola! Encantada de tenerte por aquí y, sobre todo, de que hayas disfrutado del contenido. Hacer un DAFO es clave para cualquier actividad empresarial y, por supuesto, para la comunicación. Y lo mejor es que en el proceso de elaborarlo se generan muchísimas ideas para difundir y posicionar cualquier marca.

      ¡Saludos!

      Imelda

Deja un comentario

¿NECESITAS MÁS VISIBILIDAD PARA TU PYME?

Echa el ANCLA en este puerto y entra en el exclusivo club de las #PORTOMARCAS

 

Nunca más perderás el rumbo en tu camino hacia el ÉXITO
 
 

Entra tu nombre y correo electrónico y recibirás tu pdf gratis para dominar el arte de las convocatorias en un periquete