Cómo hacer comunicación estratégica sin un plan de comunicación

160229_comunicacion_cogida_con_pinzas_comunicación_estratégica_portoimelda

Te ha pillado el toro. Llevas meses diciéndote que vas a ponerte manos a la obra pero no hay manera. A estas alturas, y a pesar de los pesares, sigues sin tener tu plan de comunicación diseñado. Y lo peor es que tu agenda no pinta mejor en las próximas semanas. Empiezas a desesperarte y a pensar que “lo de la comunicación, ya si eso, para la próxima temporada”. Todo tiene remedio y yo estoy aquí para ayudarte. Hoy te cuento cómo hacer comunicación estratégica sin tener un plan de comunicación.

¿Es posible hacer comunicación estratégica sin un plan de comunicación?

¡Oh sí! Poder, se puede.

Eso sí, tienes que hacer menos y asumir que te tocará improvisar un poquito.

Si ni siquiera con mi plan exprés para tener una estrategia de comunicación anual en una sentada has conseguido poner en negro sobre blanco cómo vas a contarle al mundo lo que haces, aún hay esperanza.

Un Plan de comunicación es una guía que te ayuda a premeditar acciones orientadas a conseguir tus objetivos de marca. Si no tienes un plan, nadie dice que no puedas llevar a cabo acciones, pero no serán premeditadas y la alineación  con tus objetivos puede estar más diluida.

Supone un mayor esfuerzo, sobre todo mental, por la incertidumbre de no saber qué será lo próximo. Y aun así conozco infinidad de marcas que alcanzan notoriedad, visibilidad y que incluso logran salir en los medios de comunicación sin un plan preestablecido.

Como te digo no sólo se puede sino que es el pan nuestro de cada día. No todos los negocios cuentan con un plan de comunicación y, sin embargo, comunican. Spain is different, y en esto de la comunicación lo de “ya iremos viendo” está a la orden del día. Es lo que yo llamo #comunicacióncogidaconpinzas.

Entonces, ¿qué pasa si comunicas sin un plan de comunicación?

X Tus resultados son más imprevisibles.

X Te será más difícil reforzar la imagen y el mensaje de tu marca.

X Tendrás que improvisar más, lo que implica un mayor margen de error, o sea, de riesgo… si te gustan las montañas rusas, este “plan sin plan” es TU PLAN.

X Disfrutarás de más libertad para hacer lo que te vaya apeteciendo. Lo que ocurre es que no siempre lo que te apetezca será lo que necesites.

X Tus mensajes tendrán menos unidad y podrían pecar de inconsistencia o incoherencia.

X No sabrás cuántos recursos necesitas destinar a comunicar.

La falta de medios, precisamente, es uno de los argumentos de más peso entre las pequeñas marcas para no acometer un Plan de Comunicación estratégica. Improvisan en función de los recursos que tienen.

No es lo ideal, eso tenlo claro. Pero como el mundo real pocas veces tiene que ver con el ideal, y a mí me gusta aportarte soluciones, hoy te cuento las claves para que tú también puedas hacer comunicación estratégica y ganar en visibilidad sin diseñar un plan previo.

Si no puedes, estás entrampado, agobiado porque este año estás hasta arriba, tu prioridad es el aquí y el ahora y, aunque quieres comunicar, prefieres gastar tus recursos en publicidad…sea cual sea tu caso, no dejes la comunicación para más adelante. Porque ese “más adelante” no va a llegar nunca salvo que tú decidas que sea así.

Si diseñar un Plan de Comunicación Estratégica se te hace cuesta arriba, sigue leyendo. Porque estos sencillos pasos que puedes dar hoy mismo te ayudarán a hacer comunicación estratégica sin tener un plan.

DE HOY NO PASA

Establece un punto de partida y mentalízate (esto es como las dietas, determina un punto de arranque y acopia las energías y la visión necesaria).

Puede ser inicio de un mes, Semana Santa, el arranque del verano y tus vacaciones  -no te lo recomienda salvo que seas un pitbull con tus objetivos-, septiembre, fin de año, una festividad local, o sencillamente una fecha significativa para ti.

AUTODIAGNÓSTICO

Analiza qué es lo que más necesita tu proyecto. Tal vez sea visibilidad, o perfilar su storytelling, mejorar tus relaciones públicas con los medios de comunicación, cohesionar tu narrativa…

Escoge sólo un área.  Seguramente tendrás la tentación de escoger alguna más. No sobrestimes tu capacidad. Escoge una y, cuando cumplas, vas a por la siguiente. Céntrate en lo que necesitas aquí y ahora.

ELIGE PISTA DE BAILE PRINCIPAL

Uno de los mayores problemas de las pequeñas marcas es la dispersión. Así que selecciona un medio en el que te comprometas a trabajar de manera continuada. Puede ser una de tus redes sociales, o bien tu blog, tal vez un medio de comunicación local con el que hacer colaboraciones periódicas,  creando una sección de contenidos útiles, o un canal de vídeos.

Intenta que sea algo que te resulte fácil de entrada, porque tienes los contactos, o porque se te da bien, o porque tienes experiencia previa. No te calientes la cabeza. Apuesta sobre seguro. Tienes que destinar tus recursos a actuar, no a aprender.

UN PASITO CADA VEZ

Haz una lista de 3 ideas que te gustaría y crees que podría llevar a cabo. Pueden ser talleres formativos, eventos divulgativos, una jornada, un webinar, un seminario para profesionales, escribir un e-book…

A la hora de hacer ese listado, piensa qué te gustaría conseguir en términos de comunicación para tu empresa; tal vez que tu empresa sea mencionada en una revista nacional, o una entrevista en la contraportada del periódico de referencia en tu provincia…

1/ Ahora, selecciona una de esas tres ideas. La que te resulte más factible de todas.  Desglósala en tareas. Todo lo que tendrías que hacer para conseguir que esa actividad se concrete.

2/ Pon fecha. Ordena todas esas tareas cronológicamente, de manera que desde hoy ya empiezas a ocuparte de ellas sin necesidad de agobiarte. Distribúyelas en tu calendario y determina en qué fecha podrás tenerlas todas hechas. Esa será la fecha de tu primera acción.

3/ Ponte manos a la obra. Trabaja cada semana para acercarte a tu compromiso con esa primera acción. Una llamada a un colaborador, la redacción del borrador del programa de evento, el diseño de un banner para tu web… todos son pequeños pasos que te llevarán a tu objetivo. Actúa sin pausa, sin prisa y sin descanso.

SAL AHÍ FUERA Y DA ALGO 

Decide en qué actividad que no organices tú vas a participar en los próximos cuatro meses: unas jornadas empresariales de tu zona, un seminario temático, un curso…

Plantéate qué podrías aportar tú a esa actividad, tal vez como entidad colaboradora, como ponente, como moderador de una mesa…contacta con los organizadores y ofréceles ese apoyo que puede darte visibilidad y acceso a contactos de interés (o, sea, networking de alto valor).

♦ ♦ ♦

Aquí tienes tarea para cuatro meses.

Cuando hayas cumplido, vuelve a la casilla de salida y retoma el juego.

Cuanto más juegues, mejor se te dará.

Y ¡tachán! Estarás haciendo comunicación estratégica sin un plan de comunicación.

En todo este proceso, ve midiendo tus fuerzas. Ten en cuenta que irás aprendiendo qué se te da bien, qué te sale fácil. Y que no.

En cuanto repitas este proceso varias veces el Plan de Comunicación Estratégica te saldrá solo. Recuerda que tienes la guía completa sobre cómo hacerlo aquí.

¿Qué te parece este modelo de improvisación planificada para tu comunicación estratégica? ¿Eres de los que necesitan tenerlo todo atado y medido antes de dar un paso o te van las montañas rusas?

 

Deja un comentario

¿NECESITAS MÁS VISIBILIDAD PARA TU PYME?

Echa el ANCLA en este puerto y entra en el exclusivo club de las #PORTOMARCAS

 

Nunca más perderás el rumbo en tu camino hacia el ÉXITO
 
 

Entra tu nombre y correo electrónico y recibirás tu pdf gratis para dominar el arte de las convocatorias en un periquete